Descorchando la Navidad

Ninguno de nosotros nacemos enseñados, pero es importante que a lo largo de nuestra vida la curiosidad que se despierta en aprender nos guíe a lecciones tan insólitas como puede ser esta, el protocolo de servicio de una botella de champagne, cava o vino espumoso.

Os invitamos en este artículo a tomar nota de nuestros consejos para que finalicemos el 2014 con un descorche perfecto en las celebraciones con amigos y familia de estos días.

1. Apertura de la botella

Debemos comenzar por armonizar la temperatura volteando lenta y suavemente la botella para que todo el contenido tome la misma temperatura, pero sin agitarlo ya que nos dará alguna sorpresa al retirar el corcho.

Retiramos el envoltorio metálico de abajo hacia arriba y desatamos el alambre con 6 medias vueltas hacia nosotros (en el caso de ser diestros), pero no lo retiramos ya que nos ayudará a que el corcho no salga “volando” pudiendo ayudarnos para sujetar el corcho, porque aunque no lo creamos la apertura del corcho no debe ser una competición para ver quien lanza su corcho más lejos, si no todo lo contrario, debe ser una apertura sencilla y elegante. El bozal que es el alambre que evita que el corcho salga disparado, y ahora llego el momento más importante, la apertura de la botella.

Infografía – www.popthewine.com

Inclinamos la botella unos 45º evitando que forme demasiada espuma al abrir. Con una mano sujetamos la base de la botella (para poder girarla) y con la otra el corcho y empujamos este con el dedo pulgar y quedará liberado como por arte de magia con el clásico ¡POP! y una pequeña nube de vapor.

Infografía – www.popthewine.com
Infografía – www.popthewine.com

Curiosidad: ¿Conoces el Sabrage? Es el arte de abrir la botella con un sable y un gesto certero.

2. Servicio de copas

La más adecuada en este caso es la copa denominada como flauta ya que concentra los aromas y evita que pierda burbuja, aunque a veces se recupera la copa ancha por elegancia.

Queda totalmente descartado el servicio en copas de plástico y se recomienda que las copas no sean excesivamente alargadas para que no se pierda calidad de burbuja y que el servicio se realice de una sola vez.

Otra norma a tener en cuenta en el protocolo de las copas es la sujeción de las mismas siempre por la base para no calentarlas.

Y su limpieza con agua caliente y sin detergentes, secándolas con un trapo de algodón y almacenándolas boca arriba en vitrinas y con algo sobre la boca para evitar el polvo.

3. La Temperatura

Es uno de los puntos más importantes para que el servicio sea el adecuado. Es una bebida que en boca se debe degustar a 8º para no perder aromas ni burbujas.

Para ello debemos tener en cuenta que las botellas deben estar un par de grados por debajo antes del servicio, ya que la bebida se calienta hasta que nuestro invitado se la toma.

Podemos ayudarnos de una cubitera teniendo en cuenta que sólo debemos utilizar una cubitera por botella, llenando esta de dos tercios de agua, el hielo y si queremos acelerar el proceso de enfriado de un puñado de sal.

4. Servicio del Champagne o Cava

Ya tenemos las botellas a la temperatura adecuada, las copas preparadas y sabemos abrir la botella, llego el momento de aprender a servir esta bebida.

Es signo de elegancia sostener a botella por la parte inferior del cuerpo, con una sola mano y el dedo pulgar en el hueco de la base, dejando visible la etiqueta de la botella para la persona a la que estamos sirviendo. En el caso de botellas más grandes podemos ayudarnos con la otra mano en el cuello de la botella para que no se desequilibre.

Lo ideal es servir en la copa en un sólo gesto para no demorar al resto de invitados, pero lo más adecuado suele ser hacerlo en dos para que las burbujas no rebosen de la copa.

La copa sujeta por la base y un poco inclinada para recibir por sus paredes, para favorecer la formación de burbujas, la bebida que degustaremos. Llenado de no más de un tercio en el primer golpe y cuando desaparezca la espuma completamos el llenado.

A propósito lo de la cucharilla en la botella para que no pierda gas, es un mito. Para evitar la pérdida de gas deberemos usar un tapón para de cierre hermético. Los tapones de vacío sólo debemos utilizarlos en vinos sin gas.

Inforgafía – www.popthewine.com

5. Maridaje

Su uso va mucho más allá del clásico brindis en las celebraciones aunque aún nos queda mucho por descubrir, pudiendo acompañar aperitivos, postres o incluso menús completos.

Para el aperitivo. hojaldres salados, canapés, sushi, pescados ahumados o incuso jamón ibérico.

Para el postre: lo más recomendado es un semiseco siempre que no lleve chocolate en exceso.

¡Ahora sólo nos queda disfrutar! Y si quieres ponerlo en práctica te recomendamos disfrutar de Dom Perignon Brut Imperial, que lo puedes encontrar en nuestra tienda.

Catando Emociones

Diseñamos y creamos experiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*