¿Nos alimentan por los ojos?

Hace unos días tuve una experiencia gastronómica de la que no guardo especial recuerdo y por la que me he decidido a compartir con vosotros este artículo.

Quizás en los últimos años hemos oido tanto comentar que la comida entra por los ojos de nuestros comensales, que en cuanto nos planteamos tener un negocio hostelero es lo único que pensamos.

Y aunque el cuidado por el detalle, por la presentación de nuestros platos debe ser uno de los elementos fundamentales no debemos olvidar el resto, como en este caso la calidad de los productos que servimos a nuestros clientes.

Como os indicaba al comienzo de este post, hace unos días compartiendo mesa con un buen amigo en un restaurante de La Rioja, me encontré en el plato ciertos alimentos por los que sinceramente me dolío abonar ni un céntimo, ya no en el modo de cocinado sino en la propia calidad del servicio.

La Rioja se caracteriza entre otras cosas por la calidad de su huerta, y encontrar sobre el plato unos tomates que más bien parecían sacados de una impresora 4D en plástico, no fue el mejor comienzo de la experiencia. Eso sí, presentación ensalada Capresse un 7.

Continuando con el menú, nada barato viendo lo que estabamos degustando… pasamos a la merluza cocinada en su punto, pero que se recostaba sobre unos mejillones en escabeche descoloridos y sin ningún tipo de sentido en el plato y cuya textura arenosa en la boca estropeaba cada bocado.

Esta presentación podría merecer un 8, pero desde luego en mi recuerdo es un gran suspenso, pero con una fácil solución, utilizar ingredientes naturales y de calidad que acompañen las experiencias gastronómicas de nuestros clientes.

No he querido poner el nombre del restaurante porque entiendo que este es un punto de vista personal de una experiencia concreta, cada uno es libre de juzgar por si mismo y no quisiera influenciar en esa decisión, el producto estaba en buen estado, aunque en mi criterio no guardaba buena relación calidad – precio.

Catando Emociones

Diseñamos y creamos experiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*