Descubriendo la Frasca

El pasado miércoles tuve la oportunidad de acudir a una cata maridaje en La Frasca de Mazuela Bodegas.

Un descubrimiento, tanto el local regentado por Juan al que ya seguía hace años en negocios anteriores, como el de Mazuela Bodegas proyecto dirigido por Jesús Manuel. 

Un viñedo, un vino. Un concepto del que pocas bodegas pueden alardear y que claramente son un elemento diferenciador y un valor añadido para esta marca.

Comenzamos con el primer vino, Stelvio blanc goloso en nariz aunque sorprendente en boca destacando algo de acidez, y acompañado de bacalao marinado.

Corazón Indomable, un vino con historia gracias a Pablo García Mancha y uno de sus reportajes sobre Jesús Manuel, nos muestra esa fruta embotellada que marida a la perfección con la longaniza de Aragón una de las especialidades en carta.

Seguimos con un antimaridaje fortuito, con el Liante y la albondiga de merluza. Ambos muy buenos, pero no son el matrimonio perfecto.

Y para finalizar, volvemos a Stelvio, pero en este caso, un untuoso crianza al que acompañamos con un ravioli de morcilla. 

Cuatro propuestas que no nos dejaron indiferentes, y cuatro vinos que sin duda seguiremos maridando, probando y recomendando a los amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*